Skip to content

CÓMO AFECTA A TU CABELLO EL CAMBIAR DE CHAMPÚ

Cada vez que cambias tu champú para la caspa por un champú cualquiera, estás eliminando los activos anticaspa. Descubre cómo puedes asegurarte de que tu champú tenga una efectividad máxima.

Cuando piensas en tratar la caspa, probablemente pienses en la ducha, pero la mayor parte de la acción anticaspa del champú tiene lugar fuera de la ducha.

Esto se debe a que después de que el champú para la caspa haya eliminado las escamas, los activos anticaspa microscópicos permanecen en la superficie del cuero cabelludo y mantienen la piel protegida contra los factores que desencadenan la caspa.

Cuidado con usar un champú normal para terminar
Existe un mito muy conocido de que un champú anticaspa es agresivo con el cabello. Como resultado, algunas personas usan dos champús: primero uno para tratar la caspa y luego se lavan por segunda vez con un champú normal.

Existe un problema con ese método: el champú normal hará que el champú anticaspa sea menos eficaz porque elimina la mayoría de los activos anticaspa y la protección que estos proporcionan.

Además, definitivamente, Head & Shoulders no es agresivo con el cabello.

Incorporamos en cada champú los elementos esenciales de un champú normal, como hidratantes nutritivos e ingredientes vigorizadores para que no solo traten la caspa, sino que te dejen el cabello suave y sedoso.

Para un lavado más hidratante, prueba nuestro champú Smooth & Silky o nuestra gama Damage Rescue.

Asegúrate de que el acondicionador también te vaya bien
Con los acondicionadores sucede lo mismo. Por eso desarrollamos acondicionadores anticaspa que actúan con nuestros champús anticaspa para mantener la protección mucho después de que salgas de la ducha.

Más consejos y trucos para el cuidado del cabello

Productos relacionados